Subscribe News Feed Subscribe Comments

viernes, 4 de enero de 2008

Laberintos

Ni las 6 pastillas diarias que me recetaron alcanzan para mitigar el dolor de no poder jugar a los laberintos, de perderme en tu mente, recorrer los infinitos caminos, elegir algo interesante y volver para divertirnos, aunque sea tan prosaico como preparar tortas fritas para los verdes y la tropa o ir al Buen Día a comprar queso de campo para cenar.
Y no me fui de tus laberintos pero no hay más solo quedan los míos y estoy perdida.....

9 comentarios:

PerSe dijo...

aveces es necesario dejar miguitas de pan en el camino, para poder encontrar el camino a casa...

Roky Rokoon dijo...

y eso tienen los laberintos, que a veces no le encontramos la salida. espero que te encuentres pronto.

KAZ dijo...

Entro porque veo que me citaste en el post de fin de año. Bueno, en realidad a Casero, pero pusiste que lo leiste en mi blog, jaja.

Saludos :)

Alejo dijo...

los laberintos ajenos son mucho menos intrincados que los propios...no hay dudad

Dalma dijo...

Que el nuevo año venga con laberintos pero recorridos de a dos.

Besos

humanoide dijo...

Perderse en un laberinto, es perderse para siempre.

Todavía insistir con la nostalgia de los pies en la tierra es una cobardía.

Dejese llevar.

Stella dijo...

Estan buenos los laberintos, y los mejores, son los ajenos!!
ajajajaaaaa

Tomás Münzer dijo...

No, Dalma, no, que venga sin laberintos, no entendiste que sino Marce se pierde. Yo que vos llevo un mapa. Y cuidado con el Minotauro.

Marcela dijo...

Gracias a todos por pasar, sigo enlaberintada.
Sean bienvenidos los que pasan por primera vez.

Atte. Doñaenquilombaunviernesalanoche

 
TNB | Distributed by Deluxe Templates